polgorezje
Oibar, Barcelona
2011

La primera vez que se expusieron mis obras de pintura sobre fotografía fue en el ya desaparecido restaurante Oibar de Barcelona. Ninguna de ellas causó indiferencia.

 

La colección jugaba con la ambigüedad sexual, la violencia y el dolor. Muchas de estas obras han sido icónicas a lo largo de los años, como A new Gorezje que ha representado a mi alter ego en diferentes ocasiones.